Inicio » Noticias » Ningún líder de América Latina debe permanecer en el poder indefinidamente, afirmó EE.UU.

Ningún líder de América Latina debe permanecer en el poder indefinidamente, afirmó EE.UU.

El jefe de la diplomacia estadounidense, John Forbes Kerry, disparó en su discurso, aunque sin mencionar nombres, contra los países cuyos líderes autocráticos y corruptos cambian las leyes para perennizarse en el gobierno.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, John Forbes Kerry, pidió asegurarse de que ningún líder de América Latina permanezca en el poder indefinidamente, y combatir las visiones "autocráticas y corruptas" que creen que las elecciones son el final del proceso democrático. "Tenemos que asegurarnos que ningún líder permanezca en el poder indefinidamente", dijo Kerry durante un discurso centrado en la relación con Latinoamérica, en el Departamento de Estado, en Washington, D.C.

"Estados Unidos está en contra de los procesos para modificar la Constitución con el fin de eliminar los límites a los mandatos presidenciales y otros intentos de manipular las leyes y los cuerpos electorales en formas que subvierten el proceso electoral", añadió. El titular de Exteriores estadounidense no aludió a ningún país en particular, pero condenó la visión distorsionada de algunos gobernantes que se deshacen de los límites a sus mandatos para eternizarse en el gobierno, como ocurre en Cuba, Venezuela y Ecuador.

"Las elecciones realmente importan poco si no son libres y justas, y la separación de poderes también si las instituciones –legislativa y judicial– no obligan a rendir cuentas al Ejecutivo", indicó. John Kerry aseguró que Estados Unidos "apoya las propuestas en la Organización de Estados Americanos (OEA) para asegurar una implementación completa de la Carta Democrática Interamericana (CDI). También criticó a los gobiernos que amordazan a los periodistas y a los activistas civiles, en lugar de empoderarlos.

"Nuestros ciudadanos tienen un derecho inherente a expresarse y no podemos dejar que los Estados, las organizaciones u otros actores infrinjan ese derecho o limiten la información que recibe la gente", subrayó Kerry. El jefe de la diplomacia estadounidense también consideró crucial combatir la corrupción en todo el continente, porque los derechos no son suficientes "cuando hay impunidad para los criminales".

"La democracia no es un destino final, es un viaje interminable y no se realizará por completo si no tenemos el valor de poner en práctica nuestros ideales", dijo Kerry, que aseguró que Estados Unidos reconoce sus propias imperfecciones y señaló como ejemplo el informe divulgado el martes sobre las torturas de la CIA. Kerry, que este jueves emprende una gira a Perú y Colombia, aseguró que "si todos (los países) juegan bien sus cartas, el hemisferio occidental puede convertirse en uno de los más estables y prósperos del mundo".

"Somos más que simples vecinos, compartimos una comunidad de valores, que surge simplemente de que los pueblos de las Américas tienen derecho a la democracia y sus Gobiernos tienen la obligación de promoverlo y defenderlo", sostuvo. Kerry pronunció su discurso con motivo del vigésimo aniversario de la primera Cumbre de las Américas, celebrada en diciembre de 1994 en Miami, Estados Unidos, durante el Gobierno de Bill Clinton (1993-2001).

El secretario de Estado de los Estados Unidos, asimismo, apostó por superar el debate sobre quién irá a la VII Cumbre de las Américas que se celebrará en abril de 2015 en Panamá y centrarse en cambio en su contenido, y dijo que su país promoverá "una robusta agenda de democracia y derechos humanos" para la cita. "Debemos ir más allá del debate perenne sobre la asistencia, sobre quién irá, y centrarnos en los asuntos sustanciales de la cumbre, que serán cruciales para su éxito", dijo Kerry en referencia a Cuba.

El Gobierno de Panamá ha invitado a la cita regional al presidente de Cuba, el dictador Raúl Castro Ruz, algo a lo que Estados Unidos se opuso rotundamente en ediciones anteriores de la cumbre. Por el momento, la Casa Blanca no ha confirmado si el presidente estadounidense, Barack Obama, asistirá a la reunión de mandatarios del continente, que se celebra cada tres años. "Queremos que esta sea la cumbre del 'cómo', en el sentido de cómo enfrentar más eficazmente los retos comunes", explicó.

Para Estados Unidos, también es esencial que la cumbre sea "incluyente", por lo que está "insistiendo en que incluya una participación directa y significativa de empresarios, defensores de derechos humanos y otros miembros creíbles de la sociedad civil", añadió John Kerry. "Estados Unidos no se alejará de las conversaciones difíciles sobre la democracia y los derechos humanos, en sus diálogos con líderes que pueden ver el mundo de forma diferente", garantizó.

"Ahora que nos acercamos a la cumbre del próximo abril en Panamá, nos encontramos más cerca que nunca de hacer realidad la visión" de oportunidades y prosperidad compartida por todos los países del continente que delineó Clinton en esa primera edición, indicó Kerry. "Los avances no siempre han sido firmes ni fáciles, pero se han conseguido con mucho esfuerzo", agregó.

La semana pasada, el Departamento de Estado ya indicó que la Cumbre de las Américas en Panamá puede tener "credibilidad" aún con la presencia de Cuba, lo que parece allanar el terreno a la presencia de Obama en la cita. No obstante, el malestar por la presencia de Cuba en la cumbre ya ha comenzado a manifestarse en el Congreso de Estados Unidos, y el senador demócrata de origen cubano Bob Menéndez escribió la semana pasada una carta al presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, en la que le instaba a no concretar su intención de invitar a Castro Ruz.

11 de diciembre, 2014

Tags relacionados:

COMENTARIOS
Nombre :
E-mail :
Comentario:
 
    
 
Sé el primero en comentar en esta sección.
Noticias
El Tiempo en Lima