Inicio » Noticias » Jorge Saade-Scaff y Juan Carlos Escudero: Dos ecuatorianos que atrapan la audiencia del Carnegie Hall Weill Recital Hall de Nueva York

Jorge Saade-Scaff y Juan Carlos Escudero: Dos ecuatorianos que atrapan la audiencia del Carnegie Hall Weill Recital Hall de Nueva York

Tanto Jorge Saade-Scaff como Juan Carlos Escudero nos ofrecieron con creces una calidad interpretativa digna de las salas de concierto más exquisitas.

Por: Nilda Tapia-McKenna. Miembro fundador, Asociación de Cronistas de Espectáculos ACE/Nueva York.

Una audiencia que quedó muy impresionada el pasado 27 de noviembre en el Salón de Recitales Weill del Carnegie Hall de Nueva York, a punto de aplaudirlos de pie, luego de una fecunda labor en el violín del consagrado solista, Jorge Saade-Scaff y del joven y prometedor concertista de piano, Juan Carlos Escudero.  Bien se podría decir que para un miembro de la audiencia acostumbrado a la ronda de conciertos de solistas que pululan por Nueva York, este dúo del Ecuador se sale de lo común para tallar como dos conocedores profundos de sus respectivos instrumentos.

De Jorge Saade-Scaff, había ya cierto conocimiento por las innumerables presentaciones exitosas que tuvo como solista en varios conciertos que ofreciera en los Estados Unidos.  De Juan Carlos Escudero, puedo atestiguar que cuando disfruté de su primer concierto en Nueva York, allá por el 2010 con la Orquesta Sinfónica Panamericana, dirigida por Jose Ghisso, me impresionó como un joven intérprete con mucha garra y de una susceptibilidad interpretativa muy marcada pese a su reciente investidura como solista.  En pocas palabras, era en ese entonces una gran promesa como concertista de piano a nivel mundial. En esa ocasión gano Juan Carlos Escudero uno de los tan ambicionados “Premios ACE”.

El concierto que nos ofrecieran estos dos valores del  Guayaquil musical, el pasado 27 de noviembre en el Carnegie Hall fue muy variado, con piezas de Mozart como la Sonata No. 4 en Mi Menor, KV 304 en sus dos movimientos Allegro y Tempo en Minueto , y una pieza de Edward Grieg, Sonata No. 3 en Do Menor Opus 45, en sus movimientos Allegro Molto ed Appassionato, Allegretto Espressivo alla Romanza y Allegro Animato, ambos nos mostraron una gran pasión por la música que requiere gran conocimiento por parte del violinista, y gran poder de concentración para seguir al violín, por parte del pianista.

Juan Carlos Escudero supo acompañar al violín sin sofocarlo con los impromptus del piano, mientras que con mucha sutileza mostraba su calidad de solista en los momentos en que el piano obtiene momentos escasos de protagonismo. Escudero tuvo su momento crucial interpretando al romántico Franz Liszt en una pieza no muy conocida, su Fantasía sobre un tema de Wagner S. “Rienzi”.   La fortaleza y limpieza con que este solista maneja su instrumento siguen creciendo en él, mostrando una espontaneidad ya típica de un avezado concertista.  Festejamos también que ya tenga su título de abogado, ya que estaremos disfrutando de un notable pianista y un profesional de la jurisprudencia, al mismo tiempo.

Un aporte digno de mencionarse es la interpretación por parte de Jorge Saade-Scaff del tema de Houtaf Khoury “Sonata Poeme”, que interpretó con maestría en su violín y que supo plantearle a su acompañante de las sutilezas que requiere este tipo de música libanesa, de la cual él ejerce una cierta autoridad.  Es una pieza que le exige tanto al violín como al piano esas mágicas insinuaciones  que nunca faltan en las partituras típicas de ciertas regiones.  Este fue un aporte que considero álgido en estos momentos por traer una novedad de una región que lidia en estos momentos con conflictos muy ajenos a la promoción de su arte.

La audiencia comenzó a suspirar cuando el programa se fue tornando cada vez más sudamericano.  Las palabras ilustrativas de Saade-Scaff sobre cada tema que se interpretaba, ilustró al público de las incidencias de cada tema, ayudando a la audiencia a disfrutar más efusivamente de la música. La Fantasía para violín y piano del ecuatoriano Claudio Alzaga abrió este pequeño ciclo.  Luego se hizo más íntimo el ambiente al escuchar el Pasillo en La menor que Gerardo Guevara le dedicara al Maestro J. Saade.

Los juegos del violín en perfecto contrapunto con el piano se hicieron sentir, y el entusiasmo del público iba ‘in crecendo’ al escuchar la próxima pieza de Corsino Durán Carrión ‘Vilcabamba’, para culminar con la audiencia ya embriagada al escuchar la pieza de Enrique Espín Yépez en su conocido tema ‘Pasional’ donde tanto el violín como el piano se adentran en los compases del pasillo ecuatoriano con ese sabor exquisito que los dos intérpretes lo logran por ser algo que lo llevan dentro, como músicos y como ecuatorianos.

Saade-Scaff añadió espontáneamente al programa un tema de un autor cubano Guido López Gavilán titulado "En mi menor, mi menor conga", donde el violín hace malabarismos para duplicar la labor del ritmo caribeño, ayudado,  por supuesto con el piano que no cesa de imponerse en estos casos debido a su calidad de instrumento de percusión, que Juan Carlos Escudero supo traernos con esa facilidad que tiene el guayaquileño de captar los ritmos, tan increíblemente reproducidos.

El Weill Recital Hall fue un lugar muy apropiado para mostrar las bondades interpretativas de ambos intérpretes.  La sonoridad de los instrumentos fue genuina, la intimidad del local nos hizo sentir la proximidad de los intérpretes y el cuidado técnico ayudó a que estos dos virtuosos se dedicaran de lleno a brindarnos su arte con soltura y displicencia.

Tanto Jorge Saade-Scaff como Juan Carlos Escudero nos ofrecieron con creces una calidad interpretativa digna de las salas de concierto más exquisitas. Se puede decir que hemos tenido el privilegio de escucharlos juntos por primera vez en ésta, su gira inaugural por Washington DC, en “Kennedy Center for the Performing Arts”, en  la ciudad de Nueva York en “Carnegie Hall Recital” y en el distrito de Union City en Nueva Jersey, en los elegantes salones de “Union City Performing Arts Center” donde residen muchos ecuatorianos.

Y considero esto un privilegio porque vislumbro que este dúo Saade Scaff - Escudero nos hará muchas visitas más en el futuro. Las audiencias tan especiales de un maravilloso concierto merecen escucharlos, tanto al violín exquisito de Jorge Saade-Scaff como al piano lleno de fuerza y ternura como sabe transmitir con mucha prestancia Juan Carlos Escudero.

30 de noviembre, 2017

Tags relacionados:

COMENTARIOS
Nombre :
E-mail :
Comentario:
 
    
 
Sé el primero en comentar en esta sección.
Noticias
El Tiempo en Lima