Inicio » Noticias » Apega destacó la iniciativa peruana FAGA en la lucha contra la pobreza y la desnutrición

Apega destacó la iniciativa peruana FAGA en la lucha contra la pobreza y la desnutrición

Bernardo Roca Rey, presidente de Apega, dijo que si algo caracteriza a la pobreza y la desigualdad en las zonas rurales es precisamente la falta de acceso a la educación, la salud y, por supuesto, a una alimentación básica y nutritiva.

Aunque en las últimas dos décadas ha habido notables avances, Perú sigue siendo un país con preocupantes índices de desnutrición crónica y de anemia: la primera afecta al 14.4% de la población menor de 5 años, sobre todo en las zonas rurales; y la segunda, al 43.5%. Esto obliga al Gobierno y a las autoridades regionales y locales a prestar la debida atención al problema con una política estatal integral y efectiva, pero también innovadora, señaló el presidente de la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega), Bernardo Roca Rey Miró Quesada.

Dijo que si algo caracteriza a la pobreza y la desigualdad en las zonas rurales es precisamente la falta de acceso a la educación, la salud y, por supuesto, a una alimentación básica y nutritiva, “en un círculo vicioso que paraliza la movilidad social y puede llevar a la muerte, y del que hay que salir”. “Si el Estado se desentiende de esta obligación, pues estaría incumpliendo el papel primordial que le manda la Constitución”, sostuvo Roca Rey, recordando que “en nuestra región sí se puede morir de desnutrición”, como ha ocurrido en las últimas semanas en algunas zonas rurales de Colombia.

“¿Cómo podríamos pensar en acceder al ‘club’ de los países desarrollados (OCDE), con estos indicadores que revelan una acuciante desigualdad y despreocupación por el presente y futuro de millones de compatriotas? No se puede dar la espalda a estos peruanos, mucho menos cuando a la mano hay salidas que tendrían que ser más exhaustivamente estudiadas y promovidas”, dijo, en alusión a la iniciativa “Frutos amazónicos y granos andinos contra la desnutrición y la pobreza” (FAGA), actualmente impulsada por el Ministerio del Ambiente (Minam).

Destacó que esta iniciativa se orienta a reducir la desnutrición y la pobreza, especialmente de las poblaciones rurales más desfavorecidas del Perú, a través de la incorporación en la alimentación de los recursos de la biodiversidad nativa, principalmente frutos amazónicos y granos andinos. Los beneficios son realmente múltiples, agregó Roca Rey, pues aparte de combatir la desnutrición se promueve, al mismo tiempo, la seguridad y la soberanía alimentarias, así como la conservación productiva de los ecosistemas amazónicos y de los agro-ecosistemas andinos con un enfoque de crecimiento verde.

“La innovación felizmente en este caso va de la mano con la lógica y el realismo: si tenemos productos alimenticios nativos que son súper nutritivos y pertinentes culturalmente, pues usémoslos para ayudar a combatir la desnutrición crónica infantil y la anemia, con lo que complementariamente se podría generar ingresos familiares a través de bionegocios en las comunidades rurales”, subrayó, afirmando que la iniciativa FAGA pone particular énfasis en las comunidades indígenas, donde la desnutrición crónica afecta al 55.3% de los niños menores de 5 años, en comparación con el casi 15% de la población no indígena.

“Hay también aquí una revaloración de los recursos de la biodiversidad nativa, a través del aprovechamiento sostenible, la agregación de valor y la articulación con las cadenas productivas, entre ellas las cadenas de distribución de los programas sociales y de seguridad alimentaria. No solo eso. También se podrá contribuir a conservar los bosques amazónicos y los ecosistemas andinos, al darle un valor de mercado a los bienes y servicios que proveen a la población; y Perú podrá cumplir así los compromisos internacionales en el marco de los acuerdos climáticos y las recomendaciones de la OCDE”.

Bernardo Roca Rey recordó que de acuerdo a estimaciones iniciales, esta iniciativa debe ser engarzada en una política de Estado al más alto nivel, para apoyar a los sectores públicos vinculados con la gestión de los recursos de la biodiversidad (ministerios de Agricultura y de la Producción, y gobiernos regionales) y con el combate a la pobreza (Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social – Midis, como responsable de los programas sociales Qali Warma y Cuna Más especialmente; y gobiernos locales, a través del Vaso de Leche).

“En la cadena de necesarias alianzas estratégicas con otros actores tendrán prioridad las organizaciones indígenas, la empresa privada y las agencias y organizaciones de cooperación. Y es que FAGA se articula sinérgicamente con la Estrategias de Acción Social con Sostenibilidad del Midis, entre cuyos objetivos se consideran la lucha contra la desnutrición infantil, con énfasis en las comunidades indígenas, a través del Programa Qali Warma, entre otros”, explicó el presidente de Apega, entidad organizadora de la exitosa feria gastronómica internacional Mistura.

Destacó como particularmente relevante la participación de las comunidades y el sector privado. ”Las reparticiones gubernamentales deberán promover la inversión privada para facilitar la cosecha, transformación y comercialización de frutos amazónicos y productos de la agrobiodiversidad andina, con altos estándares de calidad que serán puestos a disposición de la sociedad y de los programas sociales”, indicó.

Estimó que unas 4,000 comunidades amazónicas y 2,000 altoandinas productoras podrán involucrarse y beneficiarse a través de esta iniciativa. “Ellas no solo serán receptoras de los recursos transformados en productos súper nutritivos, sino también abastecedoras de insumos (con primera transformación cuando sea posible) a las empresas privadas proveedoras de los programas sociales”. “Pocos países son tan privilegiados como el nuestro, por lo que sería realmente imperdonable dar la espalda a esta veta de alimentos altamente nutritivos que suplirán las carencias de muchos niños y ciudadanos de zonas altamente pobres y vulnerables”, acotó.

“La bola está por ahora en la cancha de la Presidencia del Consejo de Ministros, que viendo la experiencia del Minam como promotor, facilitador y articulador entre los actores, así como garante de la sostenibilidad ambiental y social de los procesos, debe hilar una política integral para erradicar la desnutrición y la anemia con productos que la naturaleza nos provee de manera tan providencial. Es cuestión de saber aprovecharlos, facilitando cadenas productivas que aprovechen racional e innovadoramente nuestra rica biodiversidad. Los peruanos de las zonas más alejadas lo reclaman y lo merecen”, concluyó.

26 de octubre, 2016

Tags relacionados:

COMENTARIOS
Nombre :
E-mail :
Comentario:
 
    
 
Sé el primero en comentar en esta sección.
Noticias
El Tiempo en Lima