Inicio » Análisis » ¿Hasta qué punto Cuba es responsable de la grave crisis y la violencia en Venezuela?

¿Hasta qué punto Cuba es responsable de la grave crisis y la violencia en Venezuela?

Especialistas afirman que los cubanos controlan todos los resortes de la inteligencia y la seguridad en Venezuela. La salida de Nicolás Maduro sería un duro golpe para el castrismo, pues la economía de Cuba depende del petróleo venezolano como si fuese oxígeno.

LA HABANA, Cuba. 18 ago. (AFP) — En momentos en que Venezuela se hunde en la crisis, muchas miradas se posan en Cuba, acusada por la oposición venezolana de manejar los hilos del gobierno de su pupilo y aliado político Nicolás Maduro Moros. Una imagen ilustra la fuerza de la relación entre los dos países: el presidente venezolano hizo una visita sorpresa el martes a Cuba para, junto a Raúl Castro Ruz, homenajear al fallecido líder de la revolución cubana Fidel Castro. Hace poco, Raúl Castro dirigió a Maduro Moros un mensaje en el cual le prometió no dejarle solo.

“Vendrán días de fuerte lucha, de acoso internacional, de bloqueos, de limitaciones, pero también serán días de creación y trabajo para los revolucionarios y todo el pueblo venezolano que, como hasta hoy, no estará solo”, dijo. Nicolás Maduro conoce bien Cuba, donde hizo cursos de formación política a fines de los años 1980. Tras la muerte de su mentor, Hugo Chávez Frías, en 2013, fue apoyado por el gobierno de Raúl Castro para asumir la sucesión del “comandante” y perpetuar la alianza entre ambos países.

“Los lazos entre Cuba y Venezuela surgen de la estrecha relación de Fidel Castro y Hugo Chávez” en los años 1990, cuando Cuba se vio privada del respaldo del bloque soviético, recuerda Michael Shifter, del grupo de reflexión Diálogo Interamericano, en Washington. A comienzos de los años 2000, Chávez Frías, bajo las críticas por una serie de nacionalizaciones, se volcó por primera vez hacia su homólogo cubano, que le sugirió entonces ganarse la simpatía de la población con programas sociales en favor de los más pobres.

Cuba participó activamente en esos programas, conocidos como “misiones”, con decenas de miles de médicos y cooperantes. Hoy permanecerían en suelo venezolano unos 20,000 cubanos.

DE LAS “MISIONES” A LOS CUARTELES

En 2002, Hugo Chávez fue objeto de un breve golpe de Estado que fracasó. Tras su restauración en la presidencia, los cubanos asumieron fuerte protagonismo en los asuntos militares venezolanos, con el fin de consolidar el poder de su aliado. “Cuba entró en Venezuela por la vía de las misiones, y con el golpe (fallido) ya entró en materia de seguridad y defensa nacional”, dijo la experta en cuestiones militares Rocío San Miguel. Fueron emisarios de La Habana, aseguró, quienes orquestaron la reorganización del ejército, la policía y la inteligencia.

La cooperación cubana controla actualmente la “organización y el despliegue” del ejército venezolano, la compra de armas, la construcción de infraestructura, la modernización del armamento y la formación militar, afirma la ONG Control Ciudadano, dirigida por San Miguel. “En la narrativa, en el perfil que se va dando a la organización de la doctrina y del empleo de las fuerzas armadas nacionales, los reglamentos internos, se ve claramente la huella cubana”, agrega.

Exiliado en el estado estadounidense de Florida, el general retirado venezolano Antonio Rivero confirma que hay áreas estratégicas del ejército de su país controladas enteramente por los cubanos. Según sostiene, Cuba mantiene en Venezuela “20,000 combatientes”, una cifra imposible de confirmar y juzgada excesiva por numerosos expertos. Los observadores coinciden, en cambio, respecto al hecho de que los cubanos controlan todos los resortes de la inteligencia y la seguridad en Venezuela.

El manejo de la transición a la muerte de Hugo Chávez en 2013, marcada por la exaltación de la revolución bolivariana, sería una muestra perfecta de la influencia ideológica de La Habana. Michael Shifter duda, sin embargo, de afirmaciones según las cuales Cuba domina por completo las decisiones del gobierno venezolano. “Hay pocas pruebas reales” al respecto, dijo.

CUESTIÓN DE “SUPERVIVENCIA”

Desde el comienzo de las manifestaciones contra el gobierno de Maduro Moros, en abril, Cuba no ha dudado en respaldar a su aliado, mientras la oposición venezolana la acusa de ser directamente responsable de la violencia, que ha causado hasta ahora 125 muertes. “Venezuela tiene años intervenida militar y políticamente por Cuba, no solo afectando nuestra soberanía e independencia, sino también constituyendo una de las principales causas de la violencia y la represión por parte del gobierno”, afirma la coalición opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Sin duda, para La Habana la salida del presidente socialista sería un duro golpe, pues la economía de la isla depende del petróleo venezolano como si fuese oxígeno. “Los cubanos tienen la intención de hacer todo lo que esté a su alcance para que uno de sus más sólidos aliados y apoyo financiero permanezca en el poder. Buscan supervivencia política y proyección geopolítica”, señaló Shifter.

Para Paul Webster Hare, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Boston, en Estados Unidos, y exembajador británico en Cuba, una caída de Nicolás Maduro “sería vista como un innegable fracaso de la estrategia política cubana”.

18 de agosto, 2017

Tags relacionados:

COMENTARIOS
Nombre :
E-mail :
Comentario:
 
    
 
Sé el primero en comentar en esta sección.
Análisis
El Tiempo en Lima